Universidad Loyola Andaluc�a Universidad Loyola Andaluc�a
Idioma:

Tojeira: "las universidades están formando profesionales exitosos en sociedades fracasadas

José Mª Tojeira, en el centro, junto a Gabriel Pérez, Ildefonso Camacho, Jaime Loring y Vicente González

José Mª Tojeira, en el centro, junto a Gabriel Pérez, Ildefonso Camacho, Jaime Loring y Vicente González

Ser realmente "universidad" es, precisamente, el gran desafío actual de la universidad, ser capaces de  crear conocimiento y ponerlo al servicio de la sociedad. Ésta ha sido una de las conclusiones del jesuita D. José María Tojeira Pelayo, ex rector de la Universidad Centroamericana (UCA) de El Salvador, durante la conferencia que ha impartido en ETEA.

Para Tojeira la Universidad tiene dos grandes desafíos en la actualidad. Y es que en sociedades con altos índices de desigualdad, con una convivencia social amenazada por fuertes problemas de violencia, con estados débiles, insertos en una economía global sin escrúpulos, amenazados por diversas formas de populismo a nivel político, y con una riqueza cultural amenazada por el consumismo, la Universidad debe enfrentarse a dos grandes retos. Por un lado, mantener la investigación permanente sobre la realidad regional desde la opción por los excluidos, y proponer caminos de solución a los grandes problemas de justicia y convivencia social desde los ámbitos del saber. Asimismo debe ofrecer a su alumnado los insumos de un modo de pensar que genere un espíritu de solidaridad frente a los problemas sociales y rompa la tendencia a soluciones individualistas, impulsadas tanto por el miedo a la violencia como por la inseguridad que da un modelo de desarrollo desigual.

Trabajar desde dentro de los problemas
Tojeira ha hablado de que uno de los grandes problemas de la universidad es “creerse poseedora de la verdad”. Según el jesuita es imprescindible que esta universidad trabaje desde dentro de los problemas y desde debajo de la realidad, de forma que sean capaces de crear alternativas teóricas que otros deben poner en práctica.

En un mundo lleno de desigualdades, la universidad debe plantearse si contribuye a erradicar estos problemas o los reproduce. Según Tojeira “esta realidad sangrante es la que debe estar como prioridad de la misión de las universidades”.

En este sentido el ex rector de la UCA ha hablado, citando a Gorostiaga, de la existencia de universidades que fabrican “profesionales exitosos, pero en sociedades fracasadas”. Para contrarrestar esto, Tojeira ha comentado qué es lo que aportan universidades de inspiración cristiana, y en concreto, las de la Compañía de Jesús, como la universalidad desde el punto de vista, no de la agregación de productos de inteligencia (facultades), sino de la experiencia de que existe un valor, una motivación en la lucha por las desigualdades.

La universidad, asegura Tojeira, tiene que poner su centro fuera de sí misma, y es que “no sólo hay que aportar ayudas, sino tratar de que no haya injusticias que provoquen esas necesidades”.
Asimismo, ha hablado de la necesidad de alinearse con la causa de los pobres, “no sólo estar al lado de la lucha contra la pobreza, sino aportar una nueva civilización del trabajo.

Los individuos, ha asegurado, “no son quienes cambian la realidad, sino que se hace de una forma comunitaria”. Por ello, el jesuita ha hablado de la necesidad de “crear comunidades de la solidaridad que descubran dónde hay necesidades para trabajar ahí”.

Además, ha hablado de la importancia de “hacerse cargo de la realidad, es decir, conocerla, cargar con ella y ser consciente de que pesa, y por último, responsabilizarse, ser capaces de construirla y reconstruirla”.

Valoración de las novedades en el caso del asesinato de Ellacuría
Previamente a su intervención, José Mª Tojeira también ha dado su opinión tras conocerse el procesamiento de 20 cargos militares de El Salvador por el asesinato del jesuita español y rector de la UCA, Ignacio Ellacuría.

Según Tojeira, los jesuitas siempre han insistido en arreglar las cosas en El Salvador. El ex rector de la UCA ha hablado de un proceso que comienza con la verdad, sigue con la justicia y finaliza con el perdón. Según ha comentado, el acceso a la verdad se ha conseguido, pero el proceso de justicia fue interrumpido porque la presión del poder sobre los tribunales.

Para Tojeira estos nuevos procesamientos tienen dos vertientes, una positiva y otra negativa. Por una lado, “se ha procesado a un buen número de autores intelectuales y a quienes lo propiciaron desde las altas esferas, lo cual es bueno”. Pero por otro lado, el efecto negativo, asegura, “es que se quiere partir desde cero”. Para Tojeira, "ya se habían dado pasos importantes y ahora “es algo excesivamente independiente de lo ya trabajado”.

Por último, Tojeira ha querido valorar el movimiento 15M, recientemente surgido en España. Para el jesuita “cualquier movilización social de personas excluidas es algo positivo”. Según ha comentado, “esta movimiento es un recuerdo para nuestras democracias de que la representación no puede anular la participación de la ciudadanía”.
 

Compartir:

Compartir:

© ETEA. Institución Universitaria de la Compañía de Jesús

Escritor Castilla Aguayo, 4. Córdoba, España. Tel. +34 957222100